Lucas Leon Simon

 

Imagen

 

Era una multitud esperando saltar las vallas, digo las urnas. El tiempo también es un territorio.  Se afanaban ante el riesgo cierto de las concertinas, digo las urnas. Si pierdes esa batalla serás nadie. Cualquiera podía poner un píe en Europa, digo en la Eurocámara.

Los había de toda condición, eran todos fieras de la misma especie. O casta. Unos decían ser de izquierdas, otros de centro, otros moderados y otros conservadores. Pero todos querían saltar la valla, digo la urna,  y poner un píe en Europa, digo en los privilegios.

El primer pelotazo de goma que le darían sería un despacho, una paga, estrella de modernidad y potencia  y un fondo de pensiones tributado como una sicav al 0,01 por ciento en Luxemburgo. Digo en Europa.

Todos incumplían el principio de Arquímedes. Desalojaban más que de lo que pesaba su mezquindad. Venían de sus oscuros países, digo…

Ver la entrada original 220 palabras más

Anuncios