angelcebrian

Últimamente, y debido a la vorágine de acontecimientos en la política, me rondan por la mente, una serie de ideas tal, que bien podrían ser delirios irracionales provocados por una especie de enajenación, (espero que transitoria), que  me lleva al paroxismo.

Una vez que el raciocinio, (al menos el mío), no es capaz de metabolizar este cúmulo de despropósitos, como el que tus mismos correligionarios te traicionen al día siguiente de ser elegidos para representarnos, con promesas y compromisos que componen un programa que jamás piensan cumplir, la mente se desboca y empieza a elucubrar soluciones.

Ahora ya he llegado al estado de pensar que no valen componendas más o menos de un color u otro. Creo que solo dándole la vuelta a todo, podemos salir de esta.

Ya estoy dejando de pensar en que partidos, personas o ideas son las más favorables para que dirijan las políticas que pretendemos…

Ver la entrada original 364 palabras más

Anuncios