En Zapatillas de Andar por Casa.

Una mentira repetida adecuadamente

mil veces se convierte en una verdad”

Joseph Goebbels

Está visto que nos encanta eso de malmeter. Siempre ha sido así, seguro que si nos ponemos a analizar las pinturas de Altamira encontramos alguna en la que aparece alguien en el que uno de los rupestres rupestredice que si su vecino de cueva hace “esto o lo otro” para ocultar la grima que le da el hecho de que ha cazado un bisonte más grande. A la mínima recurrimos a aquello de “Calumnia, calumnia que algo queda”. Si alguien nos cae gordo o queremos que caiga en desgracia, más aún si acaba de llegar al barrio nos acercamos a uno de los “centros de chafardeo” extendidos por todo el vecindario, verdulería, carnicería, peluquería (Oye, peor que la red de espías de la STASI), y no recquemaurrimos al Tribunal del Santo Oficio

Ver la entrada original 642 palabras más

Anuncios