Camino a poniente

La libertad es valiosa pero manipulable y si quienes la manipulan sólo tienen sus intereses particulares de clase entonces ya se sabe lo que pasa. La revolución no es sólo tomar el poder de una forma u otra, es que los ciudadanos sean realmente libres y no clientes cautivos de partidos, ideologías o tiranos.

Y eso no lo predica la mayoría, ni en Catalunya ni en el resto.

Ver la entrada original

Anuncios