apalabrado

Sangre

La sangre es el fluido vital que da sentido a la microhistoria de cada persona. Sin sangre no hay vida y sin vida no hay historia. Por eso, porque las personas necesitan proyectarse en una historia, se les recuerda con frecuencia que existe la sangre y que, de perderla, se acabó su historia. La gente parece feliz viendo cómo se pone fin a historias ajenas, cómo corre la sangre de otros, cómo la muerte no les afecta otorgándole un día más a sus propias historias.

Mediante ritos, las sociedades se dotan de creencias diseñadas para canalizar las angustias personales ante la muerte, ante la pérdida de la sangre propia, ante el fin de la historia. El rito, por repetición, se hace costumbre y, si la sangre forma parte de él, la sociedad lo contempla desde el pliegue freudiano donde ayuntan el eros y el tánatos, la vida y la muerte…

Ver la entrada original 449 palabras más

Anuncios