En Zapatillas de Andar por Casa.

Si uno quiere despertar confianza, debe ser digno de confianza.

Stephen Covey

Parece increíble que el escándalo de las cajas todavía nos vaya dando sorpresas, esto es ya un culebrón venezolano de los de antes. O mejor aún, es una especie de concurso horrible en el que detrás de cada puerta aparece más inmundicia, la verdad es que ya no puedo sospechar hasta donde puede llegar. Lo de esta semana ya es el “triple salto mortal con tirabuzón y marcha atrás” de la desvergüenza, las tarjetas fantasma.

Si estuviésemos hablando de una empresa privada normal, el contable de la casa le cortaría los deditos al empleado IMG-20141005-WA0009que se ha gastado un par de euros de más en cañas, de eso puedes estar seguro, pero ese sería el problema de la empresa en cuestión. En este caso el dinero que se gastaban esta serie de desalmados saqueadores era nuestro…

Ver la entrada original 579 palabras más

Anuncios