rompamoslosgrilletes

No sé cómo lo viven ustedes. A mí lo que más me indigna del poder es su arrogancia y su falta de sensibilidad. Esa sensación amarga que me provoca, cuando sus órganos nos hablan como si estuviesen instalados en el pedestal de los dioses, en el Olimpo. “¡Qué se jodan!”, los comedores escolares no se abren en Navidad porque los niños están “gordos” – ¿quiénes, los que no tienen para comer? – “no se puede dispensar la medicación para la Hepatitis C porque es muy cara”, hay que desahuciar a la gente que no puede pagar su hipoteca para que los bancos recuperen sus activos, pero, entre los que los rescataron estas y otras veces, están los desahuciados de hoy, “los desocupados no tienen derecho a la sanidad pública” … Va mucho más allá de lo injusto. La palabra injusticia se queda corta, incluso la palabra inmoral, habría que inventar…

Ver la entrada original 328 palabras más

Anuncios