La mirada del mendigo

Me figuro cuál es el proceso de selección de personal que emplean los bancos. Encierran a los aspirantes en una habitación con una cartera llena de billetes encima de una mesa y apagan las luces. Las vuelven a encender y cachean a los postulantes, y al que haya sido más rápido y hábil en hacerse con la cartera antes que los demás, es contratado.

Esto viene a cuento porque hace poco tuve que pasarme por una sucursal del Sabadell en la que me vencía un depósito. He de confesar que lo aplacé todo lo que pude, porque me da aprensión y absoluta desgana tener que tratar con esos mierdecillas de aspecto pulcro y conducta abyecta.

En el Mendigo sección Servicio Público, ya hemos alertado de las preferentes y sus consecuencias, así como de nuevas triquiñuelas para que los charlatanes de oficina endosen la basura que no pueden colar en…

Ver la entrada original 3.405 palabras más

Anuncios