Demasiadas palabras

Alguien me reprocha la sobredosis de crítica en los textos que publico. Seguro que tiene razón. No conozco la objetividad, además entre reproches y adjetivos siempre quedo retratado. En todo caso, «contra» siempre fue un desahogo y una preposición democrática. Por ello y por inercia, escribo una vez más contra esos que siembran ocurrencias como si plantaran geranios; contra ese individuo que aparenta dignidad mientras tritura derechos y contra quienes, siendo los más perjudicados, continúan apoyando políticas que les son lesivas.

Ver la entrada original 722 palabras más

Anuncios