El Periscopio

Entre los tópicos que ha impuesto la mediocridad, destaca el de llamar “Nuevo curso” a la reanudación de  la actividad tras el verano. Los cursos nuevos solían ser para acrecentar conocimientos, para progresar en sabiduría y criterio. Solían. Ahora nos conocemos de tal forma el temario que van a impartir, es tan poco motivador y tan cargante, que  afrontamos este periodo hastiados de antemano.

Nos sirve el mismo material, idénticos textos –aunque nos los cobren otra vez- los mismos dispositivos electrónicos, cuadernos y lápices del itinerario anterior. Nos sabemos tan bien a los profesores que tenemos la idea exacta de cuánto van a dar de sí. Una pequeña –en número- y muy reciente renovación del claustro propiciada por padres y alumnos, les ha hecho revolverse para aferrarse al cargo con auténtica saña. No les falta más que meter una serpiente pitón en la cama de alguna nueva profesora para disuadirla…

Ver la entrada original 801 palabras más

Anuncios