El Blog de Torres Mora

Un lugar común en el mundo del derecho es la máxima: “quien se defiende a sí mismo tiene a un tonto por abogado”. A poco que uno se pare a pensarlo se da cuenta enseguida de que ese dicho condensa la sabiduría que dan siglos de experiencia en el oficio de defender a la gente. Somos malos abogados de nosotros mismos, incluso cuando somos buenos abogados de otros. La subjetividad nos suele jugar malas pasadas, unas veces porque estamos poseídos por nuestras propias pasiones, otras veces porque, sencillamente, estamos demasiado cerca de nosotros como para vernos con la mirada de ese otro que es el juez.

Toda esta alabanza a los abogados, de la que ya me estoy arrepintiendo, en realidad es el preámbulo de lo que realmente quiero decir: si quien se defiende a sí mismo tiene a un tonto por abogado, quien se critica a sí mismo ¿tiene…

Ver la entrada original 387 palabras más

Anuncios