Icástico

Imagina que trabajas en una firma de caza talentos o prestigiosa consultoría dedicada a la selección de personal entre otros servicios. Una conocidísima empresa nacional, líder en su sector (lo de siempre) te encarga la búsqueda de un Director de Área. Tienes varios candidatos e inicias las entrevistas personales. Uno de los aspirantes al puesto – cuando ya habéis roto y fundido el hielo por esa habilidad profesional que te caracteriza –, se abre en canal y te suelta que cuenta con la ayuda diaria de un ángel de la guarda que le echa una mano “en las pequeñas cosas, como aparcar” y que a ese servicial gorrilla celestial le ha puesto Marcelo de nombre. ¿Lo metes en la terna final – jugándote el trabajo – o esperas a que salga una posición de conserje en un siquiátrico y va que se mata?

Pero como como no eres nada…

Ver la entrada original 749 palabras más

Anuncios