Lucas Leon Simon

arde

Por los cuatros costados. Especialmente por uno, por la Cornisa Cantábrica. Desde hace diez días, Asturias, Galicia, Cantabria y el País Vasco, con más de trescientos focos de incendios, en su mayoría provocados.

Mientras,  el llamado “gobierno en funciones” permanece inerte e inerme, preocupado porque alguien, ajeno al espacio y al tiempo en que vivimos, pueda apoyar su investidura y utilizando la manida dialéctica de “los que quieren romper España”.

España no se rompe, arde como una tea a beneficio de espurios intereses especulativos, urbanísticos, de tierra y madera quemadas y al amparo de una Ley de Montes hecha, dictada y ejecutada al servicio de los pirómanos.

El discurso recurrente y maniqueo sobre la ilusoria “unidad nacional” se da de bruces con los 16.000 millones de impuestos impagados por una clase social que se hace cruces sobre su “patrioterismo de pulserita bicolor”, con unos gobernantes que imponen a nueve millones…

Ver la entrada original 181 palabras más

Anuncios