Lucas Leon Simon

rastas

Treinta y ocho años han pasado, treinta y ocho veranos, treinta y ocho  largos inviernos desde que en un cálido día de junio, dicen, que se instauró la democracia en España.  Es mentira. Aquella oligarquía que había sometido al pueblo a sangre y fuego, se hibernó, decidió lavarse y aparentar que aceptaba la “transición democrática” pero siguieron en sus cuarteles de invierno.

Hace sólo unos días se ha constituido la XI Legislatura y hay que verlos desafiantes, insultantes, autoritarios, refugiados en sus camadas negras. Cayetana, Celia, Pilar Cernuda, las editoriales del “ABC”, de “ La Razón”, de “El Mundo”, de “El País”, las tertulias de la 1 o de 13 TV, los programas de la COPE.  Están ahí y son los mismos. Esta caterva espera que, como a  Franco, sólo los juzgue la historia.

Les parece un crimen que una diputada dé de mamar a su bebé o temen una…

Ver la entrada original 379 palabras más

Anuncios