Demasiadas palabras

Lo urgentes es fraguar una alternativa a la derecha que fomentó la desigualdad. El conservadurismo dominante suele refugiarse en el utilitarismo y apelar al sentido común como si de una doctrina se tratara. «El mundo es como es», sentencia mientras esboza una situación caótica para después inducir a la parálisis mediante un condescendiente «¡No está el horno para bollos!». En otras ocasiones gusta del tono paternal para advertir de los riesgos: «¿Sabes el suelo que pisas?». Y cuando la cosa se complica, recurre al miedo. Es lo que hace ahora, cuando la izquierda puede presentar alternativa a la derecha. Cuatro años de un Gobierno indecente, al servicio de la banca y desamparo de los de los ciudadanos, son suficientes para construir una alternativa. No se entendería que la izquierda no lo intentara, no lo hiciera.

Ver la entrada original 448 palabras más

Anuncios