Desde mi azotea tengo el privilegio de reflexionar sin obstáculos que entorpezcan la visión. Veo el dedo y veo hacia donde apunta.

Cada vez estaba más convencido de que Rajoy tenía que ser Presidente del Gobierno. Tiene altura de miras, esa es su baza. La altura de miras es lo único que puede salvar a Rajoy del desastre, pero se ha asustado con la propuesta de Podemos y dice que todavía no está preparado para presentarse a la investidura.

Que fácil se lo han puesto a Rajoy, acostumbrado él a esconderse detrás del plasma.

Anuncios