Desde mi azotea las reflexiones fluyen con rapidez.

Pedro Sánchez y PSOE tendrán que tomar decisiones. Pero ir a unas nuevas elecciones generales puede ser el fin de Pedro Sánchez, gracias a su falta de liderazgo y altura de miras.

La única baza, la única tabla de salvación de Pedro Sánchez es ser presidente del gobierno.

Demasiado para un líder incierto, que haga lo que haga estará en entredicho y al que todo le pasará factura.

Anuncios