Demasiadas palabras

La desigualdad mediática, la proliferación de sondeos para reforzar la línea editorial de turno y moldear las perspectivas electorales, esos combates entre periodistas o políticos enzarzados en análisis de trazo grueso, chascarrillos tabernarios o trifulcas bochornosas y la actitud pasiva de buena parte de la ciudadanía, son factores que limitan y empobrecen la democracia. Mal asunto cuando ésta se convierte en simulacro, cuando los ciudadanos, indiferentes, no alzamos la voz ante las injusticias o cuando consentimos que nos traten simplemente como electores. 

Ver la entrada original 516 palabras más

Anuncios