El Blog de Torres Mora

Es curioso como los seres humanos nos contamos historias que nos tranquilizan y reconfortan. A comienzos de la XI legislatura, que acaba de disolverse, había quien decía que por fin, desde la Transición, el pueblo había entrado en el Congreso de los Diputados. Es verdad que muchos repararon en que eso había ocurrido allá por 1977, pero también es cierto que algunos están convencidos de que ellos, y sólo ellos, son el pueblo. De modo que al verse sentados en los escaños pensaron que era el pueblo mismo, y no sus representantes, el que, por fin, estaba en el Hemiciclo para hacer su soberana voluntad. Pero no.

Otra historia que circuló al comienzo de la XI legislatura es la del “caudal de ilusión” que los nuevos partidos habían conseguido movilizar en la sociedad española. La memoria nos funciona muy mal a los humanos. ¿Cómo comparar “el caudal de ilusión” de…

Ver la entrada original 396 palabras más

Anuncios