VEOVEOblog

Allá por la Edad Media, pobres y ricos ponían al fuego una olla y le  echaban todo lo habido. En la de los pobres había muy poco, casi todo vegetal, y casi todo lo vegetal, hierbas del campo. En la de los ricos hervían toda clase de carnes. Dicen los etimólogos que el calificativo proviene de poderida porque era la olla de los poderosos, de los que podían llenarla de chicha. Venga el nombre de donde venga y por delicioso que sea el plato castellano, podrida la llamó el vulgo y podrida la llamo aquí ignorando el maquillaje de la etimología para servirme de la metáfora.

El mundo desarrollado y el no desarrollado, pero con mucho dinero,  es, hoy por hoy, una olla en la que hierven degenerados, corruptos, psicópatas, toda una serie de entes que niegan, con su conducta, los valores humanos, por lo que la contradicción entre su…

Ver la entrada original 1.390 palabras más

Anuncios