Érase un país hundido en la más infinita corrupción. Todo estaba podrido. Una falsa democracia amparada en una falsa Constitución y soportada por unos gánsteres a los que se llamaba “políticos”. El presidente del falso Gobierno decía que “la corrupción era una anécdota” y los teletipos de las noticias se reían a […]

a través de “No había pan para tanto chorizo” — Lucas Leon Simon

Anuncios